10 de enero de 2014

Bien estacionado

Fuente: www.e-cuadra.com
Comercialmente hablando, si algo valioso tiene el diseño es la posibilidad de replantear discursos y reformular códigos en beneficio de la ansiada diferenciación.

Hay sectores en los que la paleta de recursos gráficos es, a priori, acotada, construida a través de años de permanencia y de replicación. Uno de estos sectores es, sin duda, el de los estacionamientos o garajes privados. Allí reina la E mayúscula, cuya morada es un círculo celeste tributario de la señal de "permitido estacionar". A partir de ella, sigue marcando el ritmo el código vial: amarillo alternado con negro para líneas y demarcaciones varias; números estencileados... Todo de manera más o menos uniforme, más o menos prolija.

Decíamos que lo bueno del (buen) diseño es la posibilidad de replantear y subvertir cierto orden establecido. Eso es exactamente lo que uno nota cuando pasa por la fachada de los Estacionamientos Cuadra. Empresa argentina que se avivó de que sus garajes pueden renovarse sin perder identificación, ganando la confianza de aquellos que les confían el guardado de sus autos y a la vez en cierta sofisticación, dentro de los límites del ramo. El buen diseño aporta un grado concreto de apariencia que, si es refrendada por el servicio real, es prácticamente imbatible.

Siempre es refrescante ver buen diseño en la ciudad y más aún en aquellos lugares en los que uno no se lo espera. Un garaje es uno de esos lugares.

No hay comentarios.: